ASPECTOS CONTRUCTIVOS DE LOS POZOS DE INSPECCIÓN

Las maras de inspección se construyen en concreto simple y armado, mampostería de piedra y mampostería de ladrillo. Pueden ser de sección circular o cuadrada. Las paredes en mampostería tendrán un espesor mínimo de 20 a 25 cm, las juntas se realizarán con mortero de cemento y arena fina en proporción 1:3 ó 1:4, las paredes internas deben ser enlucidas con una capa de 2.0 cm de espesor con mortero de cemento-arena fina 1:2 ó 1:3.
 Las tapas de las maras de inspección, preferentemente sen de hierro fundido, sin embargo, por razones económicas pueden ser también d concreto armado,  debiendo ser  el diámetro  libre de
0.60 m.
 Existen diversos tipos de tapas de hierro fundido que incluyen variaciones con o sin articulación,
su  elección  depende  de  la  carga  a  la  que  estarán  sometidas,  aspecto  que  se  relaciona  con  la importancia de  la vía  o  avenida  donde  será  instalada.  Las tapas y armaduras más pesadas pesan alrededor de 340 Kg. (750 lb.); las destinadas a las calles de ciudad, alrededor de 245 Kg. (540 lb.);  y  las  más  livianas,  alrededor  de  70  Kg.  (150lb.).  Las  armaduras  livianas  y  pesadas  son ilustradas en la figura 

maras de inspección con caída.
En  los  pozos  de  inspección  o  visita,  pueden  existir  desniveles  en  la  entrada  y  salida  de  las alcantarillas  de  30  cm  o  excepcionalmente  hasta  de  100  cm.  para  caudales  pequeños,  estos
desniveles se absorben en los canales semicirculares de enlace mediante pendiente uniforme. Para mayores desniveles que provocan velocidades elevadas, se procede a utilizar los pozos can caída con elementos de enlace.

Los  niveles  entre  20  y  40  cm  pueden  solucionarse  incluyendo  los  mismos  en  los  canales semicirculares.  Para  desniveles  entre  40  y  80  cm,  la  mara  deberá  ser  ampliada  en  el  sector inferior del cuerpo de la misma. Para mayores desniveles se procede a utilizar pozos de caída con accesorios de enlace.

0 comentarios:

Publicar un comentario