Manera de Producirse los Asientos

Veo oportuno aquí, aclarar que cuando hablamos de tierra, no nos referimos solo a las partículas sólidas que la componen,  sino también al contenido de los espacios huecos o poros, que puede ser líquida o gaseosa (agua o aire respectivamente). La  cantidad porcentual  de cada uno de ellos, en  relación con  la materia  sólida,   influirá de manera  importante  sobre  las  características mecánicas del terreno.


Manera de Producirse los Asientos

Aclarado esto, estamos en condiciones de entender que el asiento de una cimentación rígida, sobre un suelo compresible, ocurre de dos maneras diferente:

a) Por deslizamiento lateral:

Fenómeno que afecta a los suelos granulares en particular (arena, grava, etc.). Las partículas que conforman el suelo inmediatamente por debajo del cimiento, sufren un desplazamiento hacia los constados, a raíz del  peso que  incide  sobre él (de ahí la necesidad de “encajonar” este tipo de suelo).

En este tipo de asiento no se produce una reducción del volumen del terreno, sino que el mismo se mueve hasta ocupar  ambos flancos de la fundación. Dado que éste  fenómeno  se produce en  suelos  granulares,  el  movimiento  lateral  dependerá del tamaño de los granos, ya que este factor determina la resistencia al deslizamiento de estos suelos. Es un fenómeno que se produce con relativa rapidez y su efecto es mas importante, cuanto mas reducida es la sección de la fundación.

De lo dicho se desprende que los suelos granulares sufren un rápido asiento. En caso de que éstos se vean saturados, se producirá una expulsión inmediata del agua en ellos contenida, la que; al cesar la carga; no es reabsorbida. De ahí que  se los tilda de constituir terrenos compresibles e inelásticos.

b) Por consolidación:

Ocurre sobre suelos arcillosos. Debido a la acción de las cargas el terreno ubicado inmediatamente por debajo de la  base  sufre una compresión,  produciéndose una compactación efectiva del suelo, con disminución del volumen,  a expensas del aire o del agua expulsados de los poros. Aquí el fenómeno es mas lento y gradual; a tal punto que pueden pasar años antes de que se manifiesten. Cabe agregar que el fenómeno es típico de las fundaciones profundas.

En suma podemos decir que un suelo no granular, como ser arcilla saturada, experimenta asientos lentísimos, dado que su escasa permeabilidad no permite la rápida expulsión del agua. si la carga incidente es quitada, se produce una lenta y gradual reabsorción del agua antes expulsada. Por ello determinamos que además de ser compresibles también son elásticos, ya que su consistencia varía con el contenido de agua.

Los peores suelos desde todo punto de vista y en especial en lo atañe a asientos, son el fango y la turba, ya que tienen la  propiedad de expulsar el agua con gran rapidez ante la acción de una carga y de reabsorberlo con igual rapidez al cesar  dicha acción; en esto se diferencian de las arcillas, en las cuales el fenómeno es mucho mas lento. Esto obedece a que la  expulsión del agua es tanto mas lenta, cuanto mas finos son los granos que componen el suelo, y sabido es, que el tipo de suelo con los granos mas minúsculos es la arcilla.